El Tercer Forum Impulsa Fomentará La Actitud Emprendedora Entre Los Jóvenes

Para educar en valores a nuestros hijos, podemos intentar enseñarles unos hábitos, basados en esos valores que creamos importantes. Por ejemplo, que aprendan a obedecer con prontitud, pero explicando los motivos. También para que aprendan lo que está bien mal, porque no vale cualquier comportamiento. También hábitos de generosidad, de empatía, de colaboración, de gratitud, de orden… etc. Ahora vamos con la obediencia. La autoridad es una necesidad de la convivencia, que sirve para orientar su creciente autonomía. Implica el poder de decidir y de motivar para hacer atractivo un logro, un objetivo… Es seducir con los valores auténticos, pero de la mejor forma: personificándolos. Los contenidos propios de El Diario de la Educación se comparten bajo una licencia Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons salvo que se indique una licencia distinta.

Además podemos hacer planes de acción ”, apuntalando sus cualidades positivas, apoyándonos en ellas, para salvar lo menos favorable. Exigir solo en lo importante, en pocas cosas, y concretas. Decirlo de forma clara y explicándolo. “Lorsque cette fonctionnalité est activée, une vidéo problem des suggestions est automatiquement lancée à la suite de la lecture en cours.”

IMPULSA conecta a profesionales con experiencia con jóvenes inquietos; combina la experiencia de unos con la energía de los otros, y cataliza la generación de «impulsores» que puedan ejercer como agentes de cambio desde las responsabilidades respectivas. Dando las razones de cada actuación, para que comprendan lo que pretendemos y el fin que perseguimos, porque aunque sean pequeños entienden todo. Así se sentirán más libres al obedecer razonadamente.

Podemos usar la autoridad en una dirección: en la participación de los hijos en la vida familiar, con sus encargos respectivos y en el trabajo en equipo. Así los hacemos más responsables, y van adquiriendo habilidades y destrezas, y crecemos como familia. Y difícilmente seremos buenos modelos incluso buenos líderes, porque no tenemos algo claro para transmitir…, ni el poder de orientarles.

Por eso, firmes en los objetivos, y flexibles en las formas en los medios de conseguirlos. A la hora de valorar su interés, debemos ver primero el esfuerzo, porque los fallos son oportunidades para mejorar, sabiendo que día a día se irá entrenando, como nosotros… Lo valioso, siempre cuesta esfuerzo, pero compensa. Puntos básicos: decir las cosas con calma, sin gritar, sin repetir. Aprender a motivar, valorar el esfuerzo.

Autor entrada: oscar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *